Por la subversión: Wynter, el cómic que va por todo

Wynter mezcla lo mejor de la ciencia ficción con una fuerte crítica social.

Wynter mezcla lo mejor de la ciencia ficción con una fuerte crítica social.

Escrito por Guy Hasson y con arte de Aron Elekes, Wynter se mete con temas sensibles como las emociones humanas, el deseo de sobresalir y la crítica a las políticas de manejo de masas. De la mano de Liz, una adolescente en un frío mundo que le dice que no tiene nada de diferente al resto, nos adentramos en una historia que sobrepasa el límite de la ficción. Conocé al cómic que quiere revolucionarlo todo…

Por Damián Herrera | dherrera@elsitiodelheroe.com

Los seres humanos somos sujetos de pasión. Es nuestra principal cualidad y nuestra más importante distinción frente al resto de los animales de nuestro planeta, en lo que consideramos fáctico, y ante las diversas razas alienígenas o maravillosas, cuando tomamos como nuestro entorno el vasto prontuario de la ciencia ficción. En más de una oportunidad somos conscientes de que nuestros actos nos llevarán hacia un resultado que no es el que nos conviene, pero aun así nos dejamos conducir por el camino de las emociones. Profundas sensaciones como el amor, la tristeza o los deseos nos dominan, nos atan a sí y nos dejan a merced de su voluntad mientras somos totalmente gregarios ante su poder. Y son estos últimos, los anhelos, los que muchas veces nos rescatan de nuestra plástica y rutinaria vida y nos depositan en la aventura y en el goce de subvertir todo aquello que nos es impuesto por una fuerza mayor. Son el motor de nuestra existencia y el combustible del sueño que todos cargamos en nuestro “ello”, conocer la felicidad antes de toparnos con la muerte.

Imaginemos, entonces, cómo sería una vida sin la emoción humana más humana de todas, las ansias de progreso, de sobresalir por encima del resto de la humanidad, de destacarnos. Cómo el mundo se configuraría si cada hombre, mujer y niño del planeta aceptase, sin siquiera barajar otra alternativa, el hecho de ser un ínfimo punto en la vetusta historia de nuestra especie. De que va a nacer y morir del mismo modo, sin que nadie se entere y sin que a nadie le importe. Que nada va a poder cambiar de su entorno, que no va a poder dejar marcas que recuerden que alguna vez pasó por allí y que, aun con un legado notable, su aporte a la inmensa gama de conocimientos de la humanidad será apenas un insignificante decimal de cero. Esa es la despiadada realidad que nos presenta Wynter.

En Wynter, un software instalado en el sistema nervioso regula las emociones humanas.

En Wynter, un software instalado en el sistema nervioso regula las emociones humanas.

Escrito por Guy Hasson y con dibujos de Aron Elekes, este cómic nos sitúa en un futuro en el que el colosal número de humanos existentes se encuentra diseminado en un sinfín de planetas a lo largo de la galaxia y las acciones de cada una de las personas están regidas por los datos estadísticos que les proporciona un software operativo llamado iMe (“Yo inteligente”), algo así como un Siri de iPhone, pero incorporado al sistema nervioso y con capacidad de respuesta ilimitada. En pocas palabras, cualquier individuo capaz de pensar que es “especial” o “único” de algún modo, prontamente, es avasallado por una voz dentro de su cabeza que le recuerda que 200 billones de personas han tenido el mismo pensamiento en los últimos treinta segundos, que 10 billones tienen su misma edad y que 800 millones presentaron la misma frustración al conocer tales datos. Sin lugar a dudas, una herramienta de control de masas tan eficaz como siniestra en las manos de un gobierno cuasi autoritarista, el cual además suministra a sus jóvenes un químico (emoTech) que elimina la actividad cerebral que produce sensaciones efusivas como el amor y la ira a con el fin de reducir la tasa criminal.

Es en uno de esos planetas, Melantho, que conocemos a Liz Wynter. Una adolescente de 17 años, en la etapa final de su construcción emocional, que se niega rotundamente a creerle a un sistema de organización social que le dice que nunca podrá ser más que cualquiera de los demás transeúntes de la tecnológica urbe en la que vive. Abatida por la sensación de estar encerrada al aire libre y oprimida en cada lugar al que se dirija, viendo siempre los mismos rostros sin expresión, entregados a la ciencia de lo cuantificable, da por accidente con un programa que su mejor amiga le ha robado a otra persona. Un programa que, una vez ejecutado en su propio iMe, desencadena un deseo de anarquía e irresponsabilidad que la lleva a patear el tablero contra su propia familia y contra la rígida sociedad que la desmotiva. Lo mejor de todo es que ese mismo software le dará, también, la ubicación de centenares de personas que, como ella, poseen deseos de subversión y libertad. ¿El resultado de esto? Liz no estará sola en su lucha contra el régimen de Melantho, en el plano de una historia que promete y mucho. Wynter va camino a convertirse en una de las grandes narrativas de ciencia ficción de la década y, desde luego, vale la pena leerla cuanto antes.

Liz Wynter es la protagonista de una historia que va más allá de un simple cómic.

Liz Wynter es la protagonista de una historia que va más allá de un simple cómic.

Podés conseguir un ejemplar gratuito de Wynter #1 (en inglés) siguiendo la cuenta de New Worlds Comics en Twitter.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*