Héroes absurdos N°1: Arm-Fall-Off-Boy

Arm-Fall-Off-Boy será recordado siempre como uno de los mayores fracasos del Universo DC.

Arm-Fall-Off-Boy será recordado siempre como uno de los mayores fracasos del Universo DC.

Conocido en español como “Chico que al que se le sale el brazo”, este insólito personaje quedó eternizado en el Universo DC por su curiosa habilidad y por su tendencia a ser rechazado por distintos grupos de superhéroes. Todo lo que tenés que saber de este musculoso capaz de abofetearte con sus extremidades y hacer que te descostilles de risa por varias horas.

Por Damián Herrera | dherrera@elsitiodelheroe.com

En la historia de los cómics se han dado muchas anécdotas diferentes y personajes han incursionado en ella con resultados muy variados. Algunos fueron creados por autores desesperados, en momentos de depresión, sin mayores ambiciosas que alcanzar la fama por unos cuantos meses y se convirtieron en gigantescas leyendas del mercado, generando ingreso de merchandising, películas, series animadas y hasta ropa interior. Otros fueron por todo en el plano editorial, con tramas pretenciosas y profundas y, aun así, terminaron condenados a morir en el olvido. Pero, esta vez, lo que nos interesa es un tercer grupo de superhéroes. Esos que, para alegría o tristeza de sus creadores, quedaron eternizados en el tiempo por haber sido dueño de historias absurdas, poderes de lo más bizarro e identidades que daban vergüenza ajena. Más aún, si tenemos en cuenta que generar eso en el público nunca estuvo en los planes de los escritores. Y nuestro primer elegido para integrar esta nueva sección de El sitio del héroe es Arm-Fall-Off-Boy.

Arm-Fall-Off-Boy es nuestro primer "héroe absurdo".

Arm-Fall-Off-Boy es nuestro primer “héroe absurdo”.

Si tienen alguna noción de inglés, se habrán dado cuenta de que la inequívoca traducción de su nombre es “Chico al que se le sale el brazo”. Y, la verdad, es que por lo literal de su alias ya merece una medalla de oro. Sin embargo, hay otras cosas interesantes que contar acerca de este insólito e irrisorio personaje, creado por Gerard Jones y Curt Swan para el número 46 de Secret Origins (noviembre de 1989), al cual jamás se le dio una identidad real y nunca fue visto sin su “uniforme”.

Arm-Fall-Off-Boy apareció por primera vez en 1989.

Arm-Fall-Off-Boy apareció por primera vez en 1989.

No hace falta demasiada deducción para darse cuenta de que la principal habilidad de este grandote es separar cualquiera de sus brazos del torso y usarlo – en palabras de su creador – “como armas letales”. Sí, ya sé, es un garrote… Pero lo duro de todo esto es que Arm-Fall-Off-Boy (no lo podían nombrar más de dos veces en cada número porque ocupaba todas las viñetas, je) es que no posee ninguna otra habilidad más allá de desencastrarse los brazos. ¿Se imaginan cuánto podría durar en combate contra mega villanos del Universo DC como Darkseid o Doomsday? Nah, mejor ni lo intenten…

De hecho, hasta la propia editorial que vio nacer a Superman, Batman y a tantos otros pesados del ambiente se ensañó en hacer quedar cada vez más mal al personaje. En principio, porque lo presentó como un aspirante a integrar la Legión de Superhéroes – un grupo futurista que en su momento hizo algo así como audiciones para encontrar nuevos miembros – que no pudo pasar siquiera las primeras pruebas a las que fue sometido. Más tarde, hizo añicos su realidad en el macro-evento Hora Cero: Crisis Temporal (Zero Hour, 1994) y Arm-Fall-Off-Boy desapareció para siempre como tal.

El Chico al que se le sale el brazo demostrando su talento ante la Legión.

El “Chico al que se le sale el brazo” demostrando su talento ante la Legión.

Ahora bien, si hubiesen dejado el tema ahí, hubiésemos dicho que tuvieron compasión de él, pero no fue así. En 1996, ya en un renovado Universo DC, el personaje fue reideado como Floyd Belkin, alias Splitter (El hombre que se divide), y volvió a audicionar para convertirse en miembro de la Legión de esa nueva continuidad. El resultado: rechazado por lo soportar la presión en los ejercicios iniciales. Sin dudas, el meta-humano más fracasado de todos.

Un último detalle: podríamos asegurar que este personaje recibió sus poderes por tener contacto con un inestable metal anti-gravedad llamado Elemento 125. Sin embargo, no lo vamos a hacer porque quien lo contó, entre risas, fue otro candidato a integrar esta sección a futuro, el Joven Come-Materia (Matter-Eater Lad), amo y señor de la habilidad de ingerir cualquier tipo de objetos. Y ustedes que pensaban que habían visto todo…

Nada, sólo admírenlo...

Nada, sólo admírenlo…

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*